Seguidores

lunes, 23 de abril de 2012

FW: PARA ATRÁS COMO LOS CANGREJOS


 

From: chavesprez@letrados.com
Subject: FW: PARA ATRÁS COMO LOS CANGREJOS
Date: Fri, 20 Apr 2012 10:52:17 +0000


 

Date: Fri, 20 Apr 2012 12:51:07 +0200
Subject: PARA ATRÁS COMO LOS CANGREJOS
From: tommarolo.lordvoldemort.riddle@gmail.com
To:

La crisis que estamos padeciendo, penando y sufrimiento no es más que la consecuencia del retorno despiadado y diabólico del primate más abyecto que llevamos dentro. Es la victoria de la envidia, la soberbia, la vanidad, la falta de escrúpulos, etc.
Durante un tiempo demasiado breve y de fantasía, algunas sociedades humanas creyeron en el espejismo de que eran posibles sistemas igualitarios en los que la inmensa y afortunada mayoría compartiría equitativamente no sólo su composición físico-química sino la mayoría de los bienes y placeres. En esto basicamente ha consistido la comunidad " de los mundos de yuppie " del Siglo XX. El sufragio universal por el que los miembros y " miembras " de la tropa eligieron al macho Alfa según los intereses de cada uno, se cuestiona por parte del depotismo arrogante que siempr e han mostrado los Alfas de toda la vida, ahora semiocultos tras la máscara de los poderes financieros, grandes multinacionales, medios de comunicación, del liberalismo económico y de los mercaderes varios, de armas, carne humana, etc.
La mayoría os seguís empeñando en mantener que " todo es maravilloso " y que la edad de oro de la especie humana es esta. Un planteamiento de mierda, muy ingenuo y probablemente alejado de lo que realmente ocurría y ocurre, pues siempre ha habido un primate ejerciendo de Alfa con escasas virtudes sociales, éticas, morales y democráticas.
Un repaso a la Historia y a la situación política actual del Orbe basta para confirmar, aseverar de manera irrefutable que son los sátrapas y sus acólitos, tiranos, mafiosos y otros sujetos con dinero o autoridad quienes deciden, por su exclusivo propio beneficio, sobre el destino del resto mayoritario de todos los mortales, devenidos en " bultos " sospechosos, meros zombís o colectivos aborregados, tal como ejercen el baduino, el orangután, el chimpancé y el mono, sobre el resto de miembros y " miembras " de sus grupos.
En tiempos recientes, apenas hace unos quince años, las diferencias darwinianas naturales entre individuos fueron " suavizadas " en las sociedades occidentales a partir de unos estándares mínimos para todos, cuya transgresión se ha considerado moralmente inaceptable.
Esta conducta novedosa, aunque en apariencia contraria en algunos sentidos a la cruenta selección natural, tiene que ver, sin duda alguna, con el rasgo más humano, el que más nos separa de cualquier otro simio y el que más nos aleja de nuestra supuesta historia evolutiva, caracterizada por " canibalismo " y peor aún, por el asesinato y crimen como lamentable y exclusiva seña de identidad del " Homo Sapiens ".
El credo progresista, neopijo y neoliberal tan de moda, la especulación financiera, la soberbia, la avaricia, el individualismo, la fiesta, la orgía, la defensa a ultranza del sujeto frente al Estado, no son más que un modo de darwinismo cruel que llevado a últimas instancias nos ha devuelto a la casilla de salida, miles de años atrás, a las cavernas, en forma de crisis brutal en todos los órdenes de la Vida, que justificará a medio plazo un exterminio generalizado.
Curiosamente el perfil ideológico de muchos alentadores de esta situación patética se dice nutrir de diferentes formas de religiosidad contrarias en esencia al comportamiento que realmente pregonan.
¿ Qué nos espera entonces ? ¿ Hacia dónde vamos bajo estos preceptos " progresistas " tan primarios, tan iletrados y tan biológicos ? ¿ Habrá que volver a sociedades dickensianas, muy jerarquizadas, rigurosas, muy disciplinadas y severas ? ¿ Se perderán de una vez por todas esos rasgos ilusorios de igualitarismo, distribución equitativa de recursos, vacaciones, saraos y frenesí sexual para todos ?
La verdad es que el sistema democrático occidental imperante hasta hace poco fue expoliado a otras comunidades menos afortunadas en base a su poder. Se ha actuado globalmente de manera despótica respecto a otros ámbitos geográficos ricos en bienes pero pobres en leyes, aprovechando esto último para saquearles de todo lo primero. Se ha despertado a la BESTIA QUE LLEVAMOS DENTRO, que se está cobrando individualmente todo aquello que se ha usurpado ilícitamente y colectivamente.
Es obvio que las respuestas a estos dilemas no la tienen los economistas. Al menos que asuman plenamente y con todas las consecuencias que el objeto de estudio es un mono sin pelo, contrariamente a lo que aparenta y que se comporta como le vienen en gana sus tripas.
Occidente debería de dejar de ser, para ello, una especie, como la actual, kafkiana, homicida, violadora, misera y corrupta, que lamentablemente domina completamente la biosfera, cargándosela de plazo.
-Jack Bauer-

No hay comentarios: