Seguidores

lunes, 26 de marzo de 2012

A pesar de las inversiones realizadas con dinero público en programas, centros, personal, etc., así como de las leyes, decretos y normas dictadas, para combatirla, la violencia doméstica ( mal llamada Violencia de Género ), no cesa de aumentar y extenderse... sobre todo en una tierra abyecta, iletrada e inculta como es Andalucía...
Una de las últimas conclusiones que tenemos es que, la misma no para de extenderse entre los jóvenes...
A ello hay que sumar los casos y noticias que nos llegan de padres y madres maltratados por sus hijos, niños abandonados, secuestrados o asesinados por progenitores o tutores, sin olvidar las ventas y venganzas, además de suicidios y otros oprobios a la dignidad humana...
Todos estos asuntos, y otros, como el número de abortos, la violencia de todo tipo, el analfabetismo crónico, la drogadicción, el alcoholismo y la degradación entre los jóvenes ( sobre todo en Andalucía ), a pesar de tener cada unos sus carácteres viles y ruines propios, están unidos entre sí por un fondo común que no se debe silenciar y obviar.
Uno de los tópicos de la cultura progre es la creencia ( no avalada por evidencias y datos irrefutables ) de que la familia tradicional es cosa de derechas y de la religión, y que la violencia doméstica es el producto del machismo heredado, imperante aún en la sociedad ( curiosamente en sectores de la izquierda rancia y comunista ) e, incluso, aunque los argumentos a este respecto estén absolutamente obsoletos, a la represión sexual. Y se promueven, por neopijos del socialismo, desde la infancia planes de reeducación, de una mayor represión de la conducta " machista " o supuestamente tales, de liberalización, aún más, de los modos y comportamientos en las relaciones sexuales rayanos en la pornografía extrema y facilitándoseles de paso modelos alternativos de familia absolutamente irracionales. La época del " zapaterismo " nos ha legado una herencia brutal y pródiga en este tipo de tópicos y en inadecuadas  soluciones, cuyos negativos efectos se están padeciendo, no sólo en el ámbito económico.
Sería engañoso, por mi parte, negar la existencia de comportamientos despectivos hacia la mujer, violentos incluso y ejercidos, curiosamente, en ámbitos de los " hijos " del socialismo, zonas rurales andaluzas " compradas por el PER " y en otros sectores urbanos donde la cultura y los valores éticos y morales brillan por su ausencia. Pero qué duda cabe ( basta con leer estudios rigurosos al respecto ) de que, no es el machismo, ni la derecha, ni la religión, ni las demás causas invocadas de manera demagógica, el problema de fondo...
Si así se viene considerando, es por la suma de unos intereses espurios y abyectos convergentes, que prefieren sostener el error, a dar su brazo a torcer, para seguir viviendo a costa del engaño generalizado. De lo contrario, quienes lo sustentan habrían de cambiar supuestos ideológicos fundamentales para ellos y para sus bolsillos... O dar la razón a quienes somos sus enemigos y dejar de vivir y enriquecerse, de la " sopa boba "...
La izquierda, otrora tan moderada, e, incluso tradicional en temas matrimoniales ( no pocos de sus miembros han  tenido que " hocicar " -como puercos- ante los " fastos nupciales religiosos " ) y de sexo ( aunque alguna y alguna se hagan onanismos con el dedo metido en el culo ), se ha entregado con fruición, a los supuestos de la ideología de género ( ¿¡ !? ) y del relativismo, como pretendida solución para llenar el vacío dejado por la esterilidad de su propio modelo político y social.
Por su parte, el poder de los medios de comunicación, liderados por Mediaset ( T5., FDF., Energy, Divinity, etc. ), muy dados en sostener la moda progresista, actúa asimismo, de manera interesada, en favor de la propagación de los argumentos expresados. Y la masa ( analfabeta, inculta y alienada, sobre todo en Andalucía ), amorfa y de sujetos convertidos en zombis, se ha dejado en volver por las proclamas que desde allí les vienen enviando, disfrazadas de humanas, modernas y " justas " razones, a través de un sinfín de programaciones pornográficas, absurdas y patéticas...
El " temario " de fondo aludido el comienzo es la negativa a reconocer que lo verdaderamente progre y la medicina más adecuada para cambiar la tendencia, es la formación ética y moral, y el fortalecimiento de los valores intrínsecos a toda Humanidad. A la no banalización del sexo. Y debe de comprenderse que tal postura no es unicamente fruto de principios religiosos y políticos, sino de realismo y del sentido del bien común y público. Sólo esta línea de acción puede crear una sociedad verdaderamente sana y cohesionada.
Pero de no abordarse este problema con sentido de la humildad, el respeto y la responsabilidad, de la verdad sin tapujos, y sin venda ideológicas o mercantilistas, consumistas, progres y abyectas, difícilmente las medidas legislativas, de prevención y de apoyo, podrán ofrecer, nunca, resultados satisfactorios. Mas la resistencia a quitar estas máscaras y cataratas de los ojos es aún poderosa y su operación no está bien vista por quienes de verdad se benefician con el alelamiento de los inviduos y las individuas...
¿ Cuántos cadáveres más harán falta para reaccionar ?
-JACK BAUER-

No hay comentarios: