Seguidores

martes, 8 de marzo de 2011

LA VERDAD

La verdad es que me la trae al pairo el que el Gobierno haya reducido la velocidad. Aunque cuando conduzco, me gusta correr, a estas alturas no tengo mucha prisa por nada. Mis planes cuando salgo de viaje se reducen a detenerme cuando me place y a reanudar la marcha cuando ya no le encuentro sentido a haber parado.....
Cuando de las las llanuras al oeste del Missouri sólo se sabía, incluso con su vastedad, que el viento se quedaba sin resuello, los tipos de las caravanas se detenían donde los caballos los rendía el cansancio. Entonces prendían fuego, hacían café y dormían recostados en el vientre de sus monturas. Al amanecer apagaban los recoldos de la hoguera con las borras del café, aviaban la carreta y seguían el camino. Nada les corría prisa. Nadie les esperaba... Ni la soledad, ni el silencio habían visto allí jamás un cementerio. El mapa estaba por dibujar y hasta llegar a las montañas rocosas nada estaba escrito de que al otro lado de los árboles y de las ventiscas, los esperase en plan de revista, el mar....
Para mí, ya tiene poco sentido el darse prisa, puesto que al fin y al cabo ni uno solo de nosotros dará un paso más antes de meter los pies en los zapatos cauterizados de su cadáver. A veces me detengo en cualquier sitio, sin saber donde cojones estoy y pido un periódico de la zona para saber donde carajo me he parado. Y puede que entonces descubra que me he desviado de mi rumbo y que en ese caso lo mejor será hacerse a la idea de llegar con naturalidad a otra parte, como el tío con las ideas poco firmes que, camino de la iglesia para su boda, se enamora de la florista que le vendió con algo de descuento la orquídea para el ojal. Tengo muy escaso sentido de la rentabilidad y significación de los viajes. Por eso, me importa una mierda, que los controladores, los empleados de Aena se vayan a la huelga o que el Ejecutivo retoque a la baja la velocidad en las autopistas y autovías, ni que lo haga con el discutible pretexto de ahorrar combustible. Ni tengo premura ni me mueve la idea de llegar a ningún lado. Ahora, mi idea de la vida es conocer gente y seguir el camino.
Esperar a ver lo que pasa en noviembre próximo cuando el escudo terráqueo no pueda defendernos de la explosión solar de nivel 5 prevista, y verme al cabo de un tiempo como Mad-Max, jalándome una lata de comida para perros....
Igual, que fracasar, una y otra vez, con las mujeres te deja a veces la tentación de escribir una buena frase, pasar de largo por la Vida es una manera, como otra cualquiera, de que te entren ganas de volver.....
-Corso-      

No hay comentarios: